viernes, 7 de noviembre de 2014

¿Cómo se elige el dominio más adecuado para una web?




El dominio es, sin duda, la primera impresión que reciben nuestros visitantes de nuestra web. Por eso, si queremos que nuestra página sea un éxito, debemos de tener en cuenta una serie de claves que nos ayudarán a encontrar el nombre perfecto.


Es la primera decisión que tenemos que tomar cuando aterrizamos en internet y, sin duda, una de las más importantes. Tanto si se trata de una web personal como está dedicada a nuestra empresa, el nombre de nuestro dominio es la carta de presentación que van a recibir todas aquellas personas que nos visiten a través de internet. Por este motivo, elegir bien el nombre de nuestra web resulta fundamental para que nuestros futuros visitantes puedan encontrarnos facilmente y, de paso, para no cometer errores que podamos lamentar en el futuro. Por eso, aquí tienes cinco reglas de oro para elegir el nombre de dominio más adecuado:

Fácil de escribir y recordar. Elegir un dominio sencillo es una de las claves para conseguir que se grabe en la memoria de tus visitantes. Procura evitar los nombres largos, de ortografía complicada o con un orden distinto al que solemos emplear en el lenguaje coloquial. Siempre que sea posible, evita separar las palabras con guiones y utilizar dominios con números.

Usa palabras clave. Antiguamente, el uso de palabras clave en nuestro dominio solía emplearse como una técnica infalible de posicionamiento SEO. Si bien es cierto que Google tiende a tener en cuenta cada vez menos este tipo de trucos, ciertas palabras clave pueden ayudar a que aquellas personas que buscan un servicio concreto nos encuentren con mayor facilidad a través de un buscador. Así, por ejemplo, si tienes una fábrica de harinas llamada Pérez, sería una buena idea decantarse por un dominio como www.harinasperez.com.

Investiga tu dominio. Antes de tomar una decisión, es fundamental que te asegures que el nombre de tu dominio no se corresponde con una marca registrada o con el nombre de cualquier otra empresa. Aunque, en principio, cualquier persona puede registrar cualquier dominio que se le ocurra, si registras el nombre de otra empresa puede hacer que, en un futuro, dicha empresa reclame su titularidad y te lo retiren, lo que podría suponer un problema grave a nivel tanto de económico como de imagen si llevas años con un dominio y, de repente, te ves obligado a cambiarlo.

Elige bien la extensión de tu dominio. Más allá de la diferencia de precios, elegir entre un ".com" y un ".es" es una decisión más importante de lo que parece, ya que influye de forma importante en el posicionamiento en buscadores de tu web. Además, debes de tener en cuenta que ciertos tipos de dominios se emplean para identificar el contenido de la página web a la que hacen referencia. Así, por ejemplo, un".info" se refiere a una web informativa mientras que un ".me" suele emplearse para albergar un blog o un currículum online.

Protege tu marca. Aunque sólo vayamos a utilizar uno, es recomendable que registremos todas las versiones posibles de nuestro dominio para evitar que terceros malintencionados o nuestra propia competencia puedan duplicar nuestra web o crear páginas difamatorias en un futuro. Además, debemos  tener en cuenta que existen empresas que se dedican a comprar dominios con nombres al azar para posteriormente revenderlos a las personas interesadas en ese nombre por una importante suma de dinero, por lo que toda precaución es poca. Seguramente ya te habrás dado cuenta si has intentado registrar un dominio con tu nombre.

Categorías:

0 comentarios:

Publicar un comentario